Home > No sin mi hija

26 Septiembre, 2016

No sin mi hija

La pequeña de la casa ha superado con creces los conocimientos de su padre y necesita nuevos retos, poco más la puedo enseñar para abrirse paso en la vida…Además, que ya va siendo hora de que empiece a currar y madrugar, que parecía un concursante de GH.

Tocaba dejar a la pequeñaja en manos ajenas durante unas horas. Aprovecho para mandar un saludo (patada en la tibia) a todos los políticos que cada día se esfuerzan y no duermen promoviendo medidas  para facilitar la conciliación familiar de los papis.

El caso es que nos propusieron un periodo de adaptación en la escuela, bendita adaptación, eso sí que es una buena idea. Así fue, después de un rato de llanto y pataleo mamá tuvo que serenarse, secarse las lágrimas y dejar que Sara siguiera jugando con el cesto de los tesoros. Palmadita de la profe en el hombro y a darte una vuelta.

Primer día, segundo día, tercer día…no parece tan difícil.

Pero la pretemporada tocaba a su fin y el debut en el trabajo no podía alargarse más. Ya no había adaptaciones ni pruebas, menudo drama. Me imagino que solo las que sois madres podréis entender como algo aparentemente normal puede remover en tu interior un desgarro tan grande.

Para los hombres sin corazón, imaginaros a Elora Danan cuando fue dejada en el rio, o a Fernando Torres cuando vio a Juanfran fallando el penalti de la champions, algo así es lo que deben sentir las madres cuando se separan por primera vez de sus pequeñas lapitas.

Por suerte, un servidor pudo recoger a la pequeña de la casa a las pocas horas, como dice mi mujer,” la niña estaba tan pichi”, y disfrutar de una preciosa tarde de paseo hasta que supermami volvió de trabajar.

Primer día de cole superado. ¡Bravo por mis chicas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *