Home > Ni gym ni leches en vinagre.

3 abril, 2017

Ni gym ni leches en vinagre.

Me cago en el crossfit, el running, y todas las versiones nuevas que inventen en los gimnasios. ¡Yo tengo una hija!

Si lo que quieres es quemar grasas déjate de líos y pon un bebé en tu vida.

De lunes a domingo, sin excepción, la mejor personal trainer me pone a tono con distintos ejercicios que tonifican, estiran, encojen, potencian y destrozan todos mis músculos. Os cuento uno:

El sábado, comenzamos la mañana con leves estiramientos recogiendo los trozos de pan que va tirando mientras desayuna, un leve calentamiento para un día duro. Continuamos con un poquito de pressing para poner las zapatillas mientras preparo la mochila, peino, limpio el gepeto y los mocos para ir a la piscina.

Llegamos a la piscina, ¡Oju que caló! Perfecto para abrir los poros y sudar un poco mientras prepara a la enana para el baño. Me cambio rápido y “pa” dentro.

Piscina con chorros, no voy a catar ni uno, si acaso el chorrete que suelte Sara nada más entrar en la piscina… ¡Qué calentito! Media hora a tope, salpica, chapotea, feliz en el agua…esto me suena. Si el día es bueno, es como nadar con delfines, por suerte casi todos. Veo a los demás padres luchando con cocodrilos, levantando olas y aferrándose al bordillo con cara de terror, eso es  nivel pro.

Después del baño, levantamiento de peso, secador en mano, eso sí que es una lucha. Después para relajar unos estiramientos mientras nos ponemos el pijama. Manita por aquí, manita por allá, una pierna arriba, la otra y… ¡Listo!

Es importantísimo hacer bien los estiramientos porque viene la parte dura del día. Según este de motivada la entrenadora podemos estar entre 20 minutos y 3 horas para dormirnos con un combinado de carrito un dos tres (con cantaditas, como en los gimnasios) y paseos con saco de 10 kilos, peso semi-dormido por todas las estancias de la casa.

Si la cosa va bien, hasta las 3 de la mañana no tendremos toque de corneta para hacer unas abdominales con peso.

Si quieres ponerte en forma, no lo dudes, ten un hijo, si no te ves preparado, nos vemos el sábado en mi casa.

Firmado: un padre en apuros, pero en forma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *