Home > La peque se va de boda

27 julio, 2016

La peque se va de boda

Hace un par de semanas que nuestros amigos Carlos y Mika se dieron el sí quiero, o al menos eso me contaron, porque gracias a la estratagema que ensaye durante horas con mi hija, conseguí escabullirme entre la multitud y acudir a la sagrada llamada de la cerveza fresca.

El plan no tenía lagunas, acordamos que durante la ceremonia saludaríamos a los novios a su llegada. Guiño de ojo, pulgar hacia arriba…animo machote (no sabes dónde te metes) ups, lo he escrito en alto…y “pa lante”. Quince minutos después, justo al acabar el primer cántico la niña tenía que dar algún berridito o muestra de cansancio, y aunque apenas hizo una pequeña mueca, la tome en brazos, mirando al tendido, pidiendo disculpas con la mirada y salí por patas de la iglesia.

A las puertas me esperaba Tito con la garganta en llamas. ¿Cómo puede ser que no haya ningún bar cerca de la iglesia? Conseguimos unos refrigerios y le cante las canciones prometidas mientras esperábamos a la fresca la salida de los novios.

Llegaba el momento comprometido, la cena y la fiesta. Tenemos un angelito, por lo menos, de momento. Se portó como una campeona, con sus mini siestas aguanto mejor que muchos y nos acabó acostando a mamá y papá.

Este fin de semana, segunda y última boda del verano, ya tiene preparado su modelito, me ha dicho que no podía ser el mismo, que a las bodas no se repiten vestidos y que más vale que ningún otro bebé lleve uno igual o se muere de vergüenza.

¡Viva los novios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *