Home > Crónica de un parto anunciado

10 Noviembre, 2015

Crónica de un parto anunciado

Miércoles 9:00: Me dispongo a desayunar como cualquier mañana cuando oigo a mi chica llamarme desde el baño, ¿Qué querrá a estas horas y por qué no viene aquí ella? Así que me acerco al baño y me lo encuentro, un pequeño charco, esto me suena, lo he visto en alguna película, estaba preparado, había ensayado en varias ocasiones, era mejor que los mecánicos de Alonso, preparados, listos y… ¿Cómo? ¡Me dice que se va a duchar tranquilamente y a desayunar! Mujeres…

Llegamos al hospital y como no hay paritorio disponible nos dicen que aprovechemos para dar una vuelta, acabamos dando cuatro al hospital completo, en la tercera vuelta hacemos nuestro mejor tiempo

Miercoles14:00: Visto lo visto llamamos a mi padre y nos dice que nos trae comida, parece que nos espera un día duro, así que aceptamos y le decimos que venga cuanto antes, la sorpresa fue que apareció cual vendedor de perritos calientes con una paella en el maletero del coche en mitad del parking, sirve dos raciones y aparece con ellas en la sala de espera, así que me pongo a pelar gambas mientras las demás parejas me miran comiéndose sus pobres bocadillos de cafetería, Papa en apuros 1-resto de padres 0

Miercoles22:30: ¡AHHHHH DIOS QUE DOLOR, YA NO AGUANTO MAS! ¡QUE ME LA PONGAN YAAAA! Así es como mi chica pidió tranquilamente que le pusieran la epidural con la cara desencajada después de intentar aguantar hasta el final, me dolía hasta a mí, le pedí un pinchacito pero no pudo ser.

Jueves 7:00: si, como leéis, jueves, después de 23 horas en el hospital una amable matrona entró en la habitación y le pregunto a mi mujer si sentía algo raro y ante su negativa sonrió y nos dijo, ya esta aqui, ahora sí que sí, ¿Preparados?

Me levante pensando que estarían a punto de ponerme los guantes, mascarilla, bata y demás indumentaria pero nada de nada, me dijeron que me pusiera a un lado de la cama, que no tocara nada y que si me mareaba que me sentara, que no pensaban atenderme si me pasaba algo…

Jueves 7:58: Un empujón, otro más y … ahí la tenemos, aparece de entre la piernas de mi mujer la cosa que me va a cambiar la vida, que no me dejara salir en muchos meses, que cambiara mis horarios, que no me dejara dormir, adiós pádel, bienvenidos dibujos animados, pañales y ojeras, suena regular ¿no? Pues nada de eso se te pasa por la cabeza según la ves, solo se te cae la baba mientras mantienes las lágrimas y tu masculinidad en su sitio y piensas que acaba de llegar al mundo la cosa más bonita que nunca has visto, el gol de Zidane ha bajado al segundo escalón…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *